McQuay. Mi experiencia con Mcquay. My Mcquay Experience. Aire acondicionado. Una desagradable experiencia con el servicio técnico de España.

McQuay Experience (una desagradable experiencia) (english)

Julio-Agosto de 2.006

Decidimos comprar un aparato de aire acondicionado y le consultamos a un instalador de la población. Nos ofrece colocar un aparato McQuay con la garantía que es tan bueno como muchos otros.

Después de instalado, nos damos cuenta que el compresor (lo que va en el exterior) hace bastante ruido pero lo dejamos así. Al día siguiente observo que tal y como pasa el rato, el ruido va en aumento hasta un punto en que molesta a los vecinos. Se lo comento al instalador y después de hablar con el servicio técnico de McQuay España, me dice que si, que reconocen que es un aparato ruidoso. Por supuesto no acepto esa respuesta y exijo que dejen el aparato en unas condiciones similares a los que veo en infinidad de aparatos instalados en otras viviendas.

Después de 10 días todavía no hay respuesta y le pido un fax en el que se detalle cuando ha sido enviada la queja y donde. Recibo el fax y veo que la queja se envió diez días después de haberla expuesto.

Dos llamadas que van a venir y no vienen.

Vuelvo a hablar con el instalador y me pide el teléfono para que me llamen a mi los del servicio técnico de Mcquay España (¿para qué?). Me llaman de Madrid y me dicen que van a venir mañana por la tarde y le digo que me resulta imposible que puedo esta tarde, jueves, o bien el sábado. Me dice que es imposible y ni siquiera ofrece la opción para la semana siguiente.

Más de tres semanas han pasado y seguimos igual y mientras tanto el instalador sigue dando la impresión que el problema no va con él.  ¡Si yo solo le conozco a él!

Insisto, vuelvo a insistir y nada. Después de un mes me da el teléfono para que sea yo el que llame a Madrid. ¡Increíble!.  Y va, y llamo.  No está la chica que me tiene que atender pero le dejan un mensaje mío para que me llame por la tarde. Por supuesto, no llama. Al día siguiente por la mañana viene el instalador y me dice que esté pendiente del teléfono que me van a llamar. No llaman. Al día siguiente, tampoco.

El siguiente día voy al banco y devuelvo el recibo. A las dos horas tengo al instalador en casa. Creo que ni siquiera se ha dado cuenta que el problema era suyo y no mío. Le nombro la posibilidad de poner otro aparato y aprovechar la instalación y no quiere porque según él puede pasar lo mismo que con McQuay y que tampoco me guste, así que le pido que lo desinstale y se lo lleve.

Si va a comprar McQuay, pida un informe de los decibelios de la máquina que va a instalar. Y si tiene la mala suerte de estar en España y de tener que tratar con el servicio técnico de McQuay España, tenga paciencia y no se sorprenda de nada.

Esta ha sido mi experiencia personal con esta empresa y sus aparatos. Esto no quiere decir que pudiera haber alguien que estuviera satisfecho con su aire acondicionado Mcquay, pero en mi caso, tanto los aparatos como el servicio técnico, dejan bastante que desear.